Libera tus pulmones y garganta de flema. Aquí te damos la receta para lograrlo.

Si el cuerpo detecta alguna anormalidad, se activan las alarmas y los implicados comienzan a actuar para defender al organismo. Así sucede que ante la presencia de un virus como la gripe o refriado común, aumentan la producción de flema, buscando proteger las vías respiratorias.

El detalle es que la producción es tal que suele verse escurrir por la nariz y resultar desagradable haciendo pasar malos ratos al enfermo.

Por eso hoy compartiremos contigo una receta dirigida a acabar con ese problema. No se trata de complicados avances en la medicina moderna, son más bien consejos tomados de personas que han logrado curarse por medio de tratamientos naturales y sin efectos secundarios.

Consejos para combatir el exceso de flemas

flemas
  1. Vapor de agua.

 El método más antiguo y aun así no ha perdido validez. Solo se necesita hervir el agua y acercar la cara lo suficiente para poder recibir sus vapores, pero sin quemarse. Se puede complementar agregando hierbas como el tomillo o la salvia.

  • Agua con sal.

Tomar agua con sal y realizar gárgaras evitando consumir esta solución. A un vaso de agua agrégale 1 cucharada de sal.

  • Diente de ajo.

Con esto puedes preparar infusiones o masticarlo crudo. Tiene propiedades antibióticas, fortaleciendo tus pulmones y eliminando bacterias que pueden causar infecciones.

  • Jarabes naturales.

Mezcla bien 25 gr de jengibre rallado en 100 ml de miel. Deja reposar en un recipiente con tapa durante 2 días antes de consumir. La dosis será de 1 cucharadita por día, hasta que cese el malestar.

  • Cebolla.

Tan solo debes percibir directamente su aroma para lograr destapar las vías respiratorias. En otro caso hierve un litro de agua con una cebolla, deja enfriar y toma 3 tazas al día. Si no soportas el sabor, agrega limón o miel.

Adicionalmente puedes seguir las siguientes técnicas que te pueden ayudar a mejorar:

Toser ayuda a aflojar la flema y expulsarla. Pero debes tener cuidado de no lastimar tu garganta en el proceso.

Aplicarte masajes con aceites que ayuden a despejar las vías respiratorios, como el aceite de eucalipto.

Bañarse con agua caliente para aprovechar los vapores que se desprendan.

Utilizar paños calientes en la zona y controlar en lo posible la humedad del ambiente.

Evitar los sitios con mucho humo.

Para facilitar la respiración se debe dormir con la cabeza un poco mas elevada de lo habitual.

 Consultar a su medico de confianza.

Una vez mas te exhortamos a llevar habitos alimenticios saludables, combinado con dieta y ejercicios, de esa manera le daras un trato preferencial a tu cuerpo y este podrá asi gozar de un buen estado de salud.

Cuidar de tu salud está en tus manos y ayudar a que otros los hagan también, por eso comparte esta información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *