Receta de Pastel de galletas y nata paso a paso

Este pastel de galletas y nata es una receta sencilla que queda muy vistosa. Es el típico pastel que la abuela o madre preparaba cada domingo para después de la comida. En este tipo de postres se percibe amor, se pueden preparar en compañía de toda la familia, podemos tener pequeños ayudantes que empiecen a mostrar interés por la comida y alimentación. La nata es un producto lácteo que nos aporta calcio y las galletas son un básico de cualquier casa. Con unos pocos ingredientes más, tendremos listo un pastel que se prepara sin horno, solo con un poco de maña y muchas ganas de que quede bien. Si quieres ofrecer el final de una comida repleto de un dulzor que podrás preparar en unos cuantos minutos, toma nota de esta receta de pastel de galletas y nata.

Ingredientes:

  • Una caja de galletas tipo maría
  • 200 ml de café
  • Vainilla líquida
  • Una cucharada de canela en polvo
  • 50 gr de azúcar
  • 1 litro de nata para montar

Cómo preparar un pastel de galletas y nata:

  1. La base de este pastel de galletas y nata es un intenso sabor a café. Se inspira un poco en un tiramisú tradicional, pero su origen es mucho más humilde. Inicialmente aprovechaba ese café que sobraba por la mañana para elaborar el postre del medio día.
  2. El primer paso es aromatizar el café, lo ponemos en un bol con la cucharada de canela. Una especie de además de darle sabor es muy digestiva.
  3. Continuaremos añadiendo el azúcar y poco de vainilla. Dejaremos que todo repose bien para que se impregne de los sabores. Puedes utilizar un café descafeinado queda igual de bien y es ideal para personas que no pueden consumir cafeína.
  4. Preparamos el molde, en este caso uno desmontable, para que sea más fácil conseguir que nuestro pastel quede bien bonito. Iremos mezclando las galletas con el café y las pondremos de base, con cuidado, si se mojan mucho pueden romperse. Rellena bien cada hueco, sin prisas para que quede una base uniforme.
  5. Batimos bien la nata hasta que quede consistente y uniforme. Debe estar fría para conseguir el efecto deseado. Pondremos una capa encima de las galletas y repetiremos la operación inicial.
  6. Mojaremos otra vez galletas con café y pondremos otra capa de nata. Para conseguir tener varios pisos repletos de sabor que alternen la nata con las galletas con el café.
  7. Pondremos el molde en la nevera para que repose unas 12 horas. A la hora de servir colocaremos un poco de nata por los lados para que sea un pastel de galletas y nata auténtico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *