Recetas de belleza con albaricoque (aceite y semillas) para la piel

El albaricoque es el fruto del albaricoquero, árbol de origen asiático que alcanza una altura de 5 a 6 metros.Esta fruta es una drupa, casi esférico, con un surco profundo lateral.

La piel es aterciopelada y la carne de sabor dulce y con el hueso liso. Se consume fresco, en conserva y preparado como mermelada.

Se estima que fue considerado en la antigua China un fruto con dones mágicos y de alto beneficio para la salud.

.

Propiedades nutritivas del albaricoque

Contiene vitaminas B y C y minerales como el fósforo, fibras, hierro, potasio y silicio.

Igualmente posee betacaroteno, una sustancia que es precursor vegetal de lo que el organismo almacena para transformarlo en vitamina A cuando la necesita. El betacaroteno se encuentra abundantemente en los albaricoques.

En este senido, el consumo de alimentos ricos en betacaroteno, como los albaricoques, según investigaciones recientes del Instituto Nacional del Cáncer y los de la Universidad de California, Estados Unidos, puede reducir hasta la mitad el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón.

En medicina natural se receta comerlo periódicamente para evitar padecimientos sanguíneos como la anemia y la diabetes.

Con respecto a la anemia, los orejones (albaricoques desecados) más que frescos son ricos en hierro. Por eso pueden venir muy bien cuando se tiene anemia ferropénica, es decir, por falta de hierro.

Además, los orejones tienen la gran ventaja de poder adquirirse todo el año, mientras que los albaricoques frescos sólo se venden en verano, que es la temporada en que se recolectan. Esta fruta se deteriora en seguida y no se puede conservar en cámaras frigoríficas.

Añada trocitos de orejones a una fresca ensalada verde o rebanadas de albaricoque fresco sobre un sorbete. Pruebe la compota de albaricoque con cereales por las mañanas, néctar de albaricoque con una galleta por la noche u orejones de albaricoque con almendras como merienda. El resultado será una explosión de fresco y soleado sabor, además de un arma que protegerá al cuerpo de las enfermedades.

Propiedades del albaricoque para la piel

El albaricoque actúa como alimento para la piel y el cabello, dándoles mayor brillo, cuerpo y sedosidad; además se cree que combate la alopecia.

Mascarilla de albaricoque para piel grasa

Esta mascarilla controla el exceso de grasa del cutis y los brotes de acné.

Ingredientes

1 albaricoque

1 cda. yogurt

½ cdta. arcilla

Modo de aplicación

Colocar el albaricoque picado en un procesador de alimentos o licuadora junto con el yogur y la arcilla. Procesar todos los ingredientes hasta formar una pasta suave.

Aplicar sobre la cara evitando cuidadosamente el área de los ojos y dejar puesta por 20 minutos. Enjuagar con agua tibia. Usar dos veces por semana.

Mascarilla hidratante de albaricoque

Ingredientes

1/2 taza de albaricoques secos

1/2 taza de leche caliente

1 cucharada de miel

Puré de albaricoques,

Modo de aplicación

Poner tos los ingredientes en un procesador de alimentos y licuar hasta lograr la consistencia adecuada.

Aplicar sobre el rostro con los dedos con suaves movimientos circulares. Esperar 20 minutos y después lavar con agua tibia.

Mascarilla revitalizante de semillas de albaricoque para la piel

Ingredientes

1 cucharada de semillas de albaricoque pulverizadas

1/2 taza de yogurt natural

2 cucharada de miel.

1 cucharada de polvo de sándalo .

1/4 cucharadita de cúrcuma en polvo .

Modo de aplicación

Mezclar todos los ingredientes hasta lograr que tenga consistencia. Aplicar esta preparación sobre el rostro, el cuello y el área del escote y dejar actuar por media hora y lavar con agua tibia y secar.

Repetir esta mascarilla dos veces a la semana para una piel con más brillo y aspecto saludable. .

Crema superhidratante de aceite de albaricoque para la piel

Crema especialmente indicada para aquellas zonas en las que la piel está seca y escamada.

Ingredientes

30 g de aceite de semillas de albaricoque

10 gotas de aceite esencial de incienso

10 g de manteca de karité

4 g de lanolina

6 g de cera lanette

2 pizcas de ácido cítrico

2 pizcas de ácido ascórbico

150 g de agua de azahar

Modo de aplicación

Poner a baño María la manteca de karité y la cera. Una vez líquida, se adicina los aceites y se remueve por unos instantes. Luego se adiciona los áidos y el agua de azahar

Guardar en un frasco de vidrio en la refrigeradora y usar a diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *