Cómo cultivar y cuidar una guzmania

Si deseas cultivar y cuidar una guzmania, debes procurar que la planta tenga humedad y evitar la luz solar directa así como las corrientes.

cultivar y cuidar una guzmania
Todos los pasos para cultivar y cuidar una guzmania

¿Cómo cultivar y cuidar una guzmania ? Con algunos trucos para el cuidado y el mantenimiento, puedes disfrutar de esta planta de origen tropical. Veamos entonces una sencilla guía de pasos para su cultivo y sus principales cuidados.

La guzmania pertenece a un género que incluye más de 200 especies de plantas herbáceas, de hoja perenne, generalmente epífitas. Tienen la característica de tener hojas lineales, que forman una roseta en el centro de la cual una cavidad retiene el agua. La floración produce flores tubulares cuyo color puede variar de blanco a amarillo. Su altura no supera el metro. Es parte de la familia de las bromelias, lo mismo que la piña.

Pasos para cultivar y cuidar una guzmania

 cultivar y cuidar una guzmania
  1. Para cultivar la guzmania, lo primero que tienes que hacer es elegir una buena posición, de modo que no quede bajo la luz directa o cerca de fuentes de calor como los radiadores (esta es una buena planta para que la tengas dentro de casa sin problema).
  2. Si la tienes dentro de casa la temperatura ideal debe estar entre los 15-20 grados, y evita también posicionarla en un lugar en el que hayan corrientes.
  3. Para el cuidado y mantenimiento de guzmania, no deje que le falte humedad. Por lo tanto, rocía las hojas con agua destilada o también con agua de lluvia.
  4. Preferiblemente riega la guzmania con agua no calcárea o lluvia. Haz correr el agua por los espacios huecos entre las hojas, ya que la humedad es importante para el cuidado de esta planta.
  5. De hecho, otra solución puede ser el colocar un platillo con agua y grava debajo de la maceta para mantener un ambiente húmedo alrededor de la planta sin que las raíces se empapen.
  6. Puedes fertilizar tu guzmania una vez al mes con un fertilizante líquido que contenga nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, hierro, manganeso, cobre, zinc, boro y molibdeno.
  7. A medida que se sequen, retira las hojas de color (brácteas). Generalmente, después de la floración, la planta tiende a morir.
  8. Pero no temas porque todavía te dará algunos «hijos». A medida que se va secando, la guzmania emite brotes laterales: darán vida a las nuevas plantas aunque para la floración, tendrás que esperar unos años. Para aprovecha esos nuevos nacimientos de la planta puedes o bien dejarlos en su lugar esperando que la planta original se seque, o también los puedes sacar de la maceta y las replantar, aproximadamente en el período de primavera o cuando las raíces estén fuertes.
  9. En el caso de que desees cultivar tus propias guzmanias en el jardín y a partir de semillas, tienes que sembrar en primavera, colocando las semillas en un suelo, que siempre debe mantenerse húmedo, compuesto de turba y arena y cubierto con una lámina de plástico transparente, en un lugar con poca luz a unos 25 grados.
  10. Las semillas se deben sembrar en primavera en un compost formado por tres partes de turba y una de arena gruesa o perlita o vermiculita. El suelo debe estar bien compactado, completamente humedecido y las semillas se tienen que extender en la superficie, sin enterrarlas.
  11. Cuando brotan las semillas, la lámina de plástico debe retirarse y hemos de dejar crecer las plantas hasta sean lo suficientemente fuertes como para ser trasplantadas en macetas individuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *