Cómo conservar palomitas de maíz hechas

Las palomitas de maíz están tan ricas que muchos desean poder comerlas durante varios días

palomitas de maíz
Aprende paso a paso, cómo conservar las palomitas de maíz hechas

No existe mayor placer que ver una película, en el cine o en casa, acompañado de un buen bol de palomitas, pero a veces nos pasamos y preparamos de más o emocionados, los niños piden que les compremos palomitas y luego no las acaban. Veamos ahora entonces, cómo conservar palomitas de maíz hechas.

Las palomitas de maíz apetecen en cualquier momento, aunque son más propias de tardes de cine o noches de película. Si tienes palomitas ya hechas y deseas conservarlas para consumirlas otro día, puedes seguir una serie de pasos que eso sí, comenzarán desde antes de que cocines las palomitas, es decir, que debes tener muy en cuenta como guardas o almacenas los granos de maíz.

Pasos para conservar palomitas de maíz hechas

Si deseas poder conservar durante más días las palomitas de maíz que hayas hecho, debes saber que la clave de todo es regular su exposición a la humedad tanto cuando están hechas como antes de hacerla. Por ello, sigue estos pasos:

  1. Guarda bien los granos de maíz: Si deseas que una vez hechas, tus palomitas de maíz aguantes crujientes y frescas varios días, tienes que comenzar almacenando los granos en un ambiente a temperatura ambiente. Si bien algunas personas creen que la refrigeración de los granos sin explotar mejora su sabor, la temperatura más fría en realidad los seca. Los granos sin explotar todavía contienen algo de humedad, que es vital para el proceso de estallido. El agua en un grano seco se expande cuando lo calientas, lo que hace que el grano explote en un pedazo de palomitas de maíz ligero y esponjoso. Los granos que están demasiado secos no se expanden adecuadamente y tampoco se conservarán más de un día una vez cocinados. Guarda las palomitas de maíz sin hacer estallar en un recipiente hermético o en las bolsas zip que sueles usar para guardar comida, y lo colocas en un ambiente oscuro y seco, como una despensa o un armario.
  2. No guardes palomitas condimentadas: Otra de las claves para conservar palomitas es que estas se almacenen sin condimento alguno, es decir, sin ingredientes de sabor líquido, como mantequilla o salsa picante. Agrega los condimentos húmedos cuando vayas a comerte las palomitas ya que cualquier exceso de humedad arruinará la textura de las palomitas de maíz durante el almacenamiento. Tampoco es aconsejable que las conserves con sal. La sal extrae la humedad de los alimentos, lo que altera la textura de las palomitas de maíz.
  3. Selecciona el mejor envase: Para conservar bien las palomitas de maíz una vez hechas, tienes que guardarlas en un recipiente hermético con una tapa ajustada para minimizar su exposición al aire. Una bolsa de plástico resellable sirve para almacenar palomitas de maíz, pero un envase rígido con tapa hermética es una mejor opción. Las bolsas de plástico son relativamente delgadas en comparación con los contenedores rígidos, por lo que las bolsas son menos efectivas para proteger las palomitas. Las latas de metal, como en las que se venden las palomitas de maíz con sabor comercial como regalos, pueden ser adecuadas para almacenar palomitas de maíz siempre que las tapas estén bien ajustadas.
  4. Guarda las palomitas en un lugar oscuro: Por último tendrás que colocar el recipiente de palomitas de maíz en un ambiente oscuro y seco, como una despensa o un armario. La exposición a la luz puede secar las palomitas de maíz con el tiempo. Elige un espacio de almacenamiento alejado del fregadero o el horno, las áreas de la cocina donde es más probable que se desarrolle el vapor y que el ambiente sea inusualmente húmedo.

Si sigues estos consejos que os hemos dado, seguramente podrás almacenar palomitas de maíz hechas hasta dos semanas de modo que ya nunca más tendrás que tirarlas cuando sobren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *