Cómo tener los dientes blancos y las uñas libres de hongos

La salud bucal es tan importante como la del resto del cuerpo, aunque haya personas que no le den tanta importancia. En ocasiones, esto se debe a que en algunos sistemas sanitarios públicos, los dentistas no están incluidos y una consulta privada tiene un coste elevado. No obstante, es vital cuidarla, o de lo contrario pueden aparecer diversas enfermedades. Eso por no hablar que el color de los dientes va cambiando. En este artículo puedes aprender cómo tener los dientes blancos y las uñas libres de hongos.

Qué hacer para tener los dientes blancos y las uñas libres de hongos

Una forma muy efectiva de tener los dientes blancos y las uñas libres de hongos es usando agua oxigenada, también conocida como peróxido de hidrogeno. Este es un líquido incoloro con un olor fuerte, transparente y un poco desagradable.

Asimismo, contiene particularidades bastante hiperbóreas y está realmente relacionada con el hidrogeno y con el agua.

Una de las propiedades de este producto es que acaba con las bacterias. Es por ello que muchas personas tienen una botella de agua oxigenada en casa.

En lo que respecta a las espinillas, el agua oxigenada también se puede usar con la ayuda de un algodón, siempre que antes te hayas lavado la cara.

Por otro lado, quita los hongos de las uñas. Para ello, aplica un poco del producto sobre las uñas. En caso de que tengas una herida, presta mucha atención para que el peróxido de hidrogeno no entre en contacto con esta, ya que podría ser doloroso.

Para acabar con las bacterias de la boca, haz un enjuague bucal una vez cada dos semanas, dado que es bastante fuerte. Usa pocas gotas.

Otros usos

También puedes utilizar el agua oxigenada para aclarar tu pelo de manera natural. Con agua que esté fría y otra hervida, a partes iguales, entrevera media taza de agua y media del producto. Usa esta solución como la última agua cuando te estés lavando el cabello. Si tienes el pelo castaño oscuro o negro no es recomendable que apliques este remedio casero.

Ya en el caso de que te duela la garganta, asimismo es efectiva. En media jícara de agua templada, añade cuarta de agua oxigenada y haz gárgaras para acabar con las bacterias que están acumuladas en tu garganta.

Para curar las heridas, echa un poco del producto en el algodón y pásalo con delicadeza por la zona a tratar. Esto ayudará a que la cicatrización sea más rápida, además de evitar que se infecte.

Importante: Los datos expuestos en este artículo no remplazan a la opinión de la salud. Antes de usar el agua oxigenada con algún de los fines mencionados, consulta con un especialista si es bueno para tu caso, ya que cada organismo puede reaccionar de manera diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *