La cebolla absorbe enfermedades, ¡aprenda cómo hacerlo!

Existen diversas sabidurías populares que afirman que la cebolla tiene el poder de absorber las enfermedades. Pero, ¿será que eso es verdad? Vea en el siguiente artículo de dónde surgió esta historia y lo que la ciencia dice al respecto.

La cebolla absorbe enfermedades; el origen de la historia

El origen de esta historia viene desde inicios del siglo pasado. En 1919, una fuerte gripa estaba azotando la población mundial y mató cerca de 40 millones de personas. Los hospitales no conseguían controlar la epidemia porque  muchas personas estaban infectadas. Entonces, un médico oyó hablar de una familia de agricultores que, no obstante que vivían en un pueblo en donde muchos habitantes estaban infectados, ellos estaban libres de la enfermedad y afirmaban que la razón para ello eran las cebollas. Intrigado, el médico resolvió investigar. Incrédulo,  el médico fue a la casa de esta familia  aunque sabía que la ciencia jamás apuntaría a aquella solución como la razón por la que esta familia estaba saludable en medio de semejante epidemia.

El jefe de la casa le mostró al médico que dentro de cada cuarto de la casa había una cebolla sin pelar encima de un plato. El médico pidió autorización para analizar las cebollas y a cada miembro de la familia.  De allí vino su sorpresa: dentro de cada cebolla estaba el virus de la gripa y ningún virus fue detectado en la sangre de los miembros de la familia. Ése es el origen de la leyenda que afirma que la cebolla  puede absorber enfermedades.

Y la ciencia, ¿qué dice sobre esto?

No existen datos comprobados que muestren que la cebolla puede verdaderamente absorber enfermedades. Sin embargo, hay hechos comprobados que muestran los beneficios de su uso y consumo como los siguientes:

– La cebolla tiene una gran capacidad de absorber virus y bacterias del ambiente. Por esta razón, muchas veces no es aconsejable conservar cebollas peladas incluso si estas están empacadas o refrigeradas porque quedan contaminadas fácilmente.

– Las cebollas frescas tienen propiedades anti-bacterianas y antibióticas y son utilizadas muchas veces en el campo de la dermatología para la desinfección. Para lograr este objetivo, basta con pasar un poco de zumo de cebolla en el área a ser desinfectada.

Las propiedades medicinales de la cebolla

Además de los poderes milagrosos de absorción de enfermedades, existen muchas propiedades medicinales comprobadas en la cebolla como:

– Es muy nutritiva porque es rica en sales minerales (flúor, azufre,  calcio, hierro, magnesio, potasio, manganeso y fósforo) e vitaminas (C, A y E).

– Por causa de sus nutrientes, las cebollas contribuyen a estimular el metabolismo y promueven la digestión, además de tener un poderoso efecto diurético.

– La cebolla posee también glucoquinina que es un fluido vegetal con acción antidiabética.

– Es un excelente expectorante, especialmente cuando se combina con miel.

– Es un descongestionante que le ayuda a quien sufre de faringitis y amigdalitis.

– Facilita la circulación de la sangre, constituyéndose un importante aliado de pacientes propensos a la sufrir de trombosis.

No hay duda, inclusive si no absorbe literalmente las enfermedades, ¡por lo menos nos ayudará a evitarlas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *