5 Remedios caseros y naturales para el reflujo gastroesofágico

Los principales remedios caseros para tratar el reflujo se preparan a partir de alimentos que neutralizan la acidez del estómago, haciendo que el contenido del estómago sea menos ácido y a su vez menos agresivo para el esófago. Algunos alimentos que ayudan a neutralizar la acidez son: el limón y el vinagre de manzana, por ejemplo.

El reflujo ocurre cuando los jugos gástricos del estómago suben hacia el esófago causando sensación de dolor y ardor, principalmente después de las comidas. La lista a continuación menciona algunos remedios caseros que pueden ser utilizados para tratar el reflujo:

1. Agua con limón

El jugo del limón a pesar de que tiene un pH ácido, cuando es metabolizado por el organismo su pH cambia haciéndose más alcalino, esto podría ayudar a neutralizar los ácidos estomacales y disminuir las molestias causadas por el reflujo. Además, es excelente para favorecer la pérdida de peso, que también es uno de los factores que causa reflujo, y protege al organismo del daño que causan los radicales libres a las células, gracias a su contenido de vitamina C.

Para esto se debe beber 1/2 vaso de agua con una cucharada de jugo de limón en ayunas y antes de las comidas.

Sin embargo, varios estudios muestran que el agua de limón puede empeorar los síntomas en algunas personas. Por lo que en caso de que su el agua con limón sea su opción, y los síntomas del reflujo empeoren, elija otra de las opciones que se muestran.

2. Té de jengibre

Además de todas sus propiedades, el jengibre también es muy eficaz para mejorar la digestión porque estimula la producción de enzimas por parte del sistema digestivo, disminuyendo así el tiempo que el alimento pasa en el estómago, evitando así el reflujo gastroesofágico.

Debido a su contenido en compuestos fenólicos, el jengibre es una buena opción para aliviar la irritación gástrica, disminuyendo las posibilidades de que el ácido suba por el esófago. Sin embargo, son necesarios más estudios que comprueben este efecto.

Para disfrutar de todos sus beneficios se pueden agregar de 4 a 5 rodajas o 2 cucharadas de jengibre rallado en 1 litro de agua fría, debiendo tomarse a lo largo del día.

3. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es una sal alcalina natural que puede utilizarse para disminuir la acidez del estómago en los episodios de crisis. De hecho, el bicarbonato se utiliza en algunos medicamentos antiácidos que se pueden comprar en la farmacia, siendo una buena opción casera.

Para usar el bicarbonato, mezcle 1 cucharada cafetera de bicarbonato en polvo en 250 ml de agua y bebe al menos la mitad para obtener el efecto deseado.

4. Té de manzanilla

La manzanilla es una planta natural que posee propiedades calmantes que ayudan a tratar los problemas estomacales, a controlar la mala digestión y tratar de las úlceras estomacales.

Para disfrutar de sus propiedades se puede preparar un té de manzanilla 2 a 3 veces por día, e inclusive se puede preparar una infusión con otras plantas con propiedades antiinflamatorias y calmantes como las semillas de anís, el malvavisco o la milenrama, por ejemplo.

5. Jugo de sábila

La sábila ayuda a tratar el dolor y el ardor provocado por el reflujo, siendo útil también para el tratamiento de la gastritis.Para preparar este jugo basta con abrir 2 hojas de la sábila y retirar la pulpa, descascar una manzana y retirar sus semillas. A continuación agregue agua en una licuadora junto con los ingredientes y licue bien. Endulce al gusto.

Consejos simples para tratar el reflujo

Otros consejos importantes para tratar el reflujo son:

  • Evitar ingerir líquidos durante las comidas;
  • Evitar acostarse en los 30 minutos después de comer;
  • Masticar y comer lentamente;
  • Usar ropas o cinturones que no aprieten en la cintura;
  • Comer en pequeñas porciones, varias veces al día;
  • Comer por lo menos 2 horas antes de dormir;
  • Evitar comidas líquidas en la cena como sopas o caldos;
  • Acostarse en la cama hacia el lado izquierdo, evitando que el contenido gástrico se devuelva hacia la boca.

Otro consejo que funciona muy bien es colocar un pedazo de madera de por lo menos 10 centímetros debajo del colchón, debiendo colocarse del lado de la cabecera de la cama. Esto hará con que el cuerpo quede levemente inclinado en un ángulo de 45º, evitando que el ácido del estómago suba hacia el esófago causando reflujo.

En caso de que el tratamiento con medicamentos, dieta o remedios naturales no se observen mejoría de los síntomas y comiencen a surgir complicaciones como por ejemplo úlceras o esófago de Barrett, el médico podrá indicar la realización de una cirugía para tratar el reflujo gastroesofágico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *