Remedios caseros para hongos en los pies: 9 opciones

Existen varias alternativas naturales para tratar esta afección

Remedios caseros para hongos en los pies

Los hongos en los pies son más comunes de lo que se cree. Ellos suelen aparecer debido a la humedad y los daños generados por el tipo de calzado que se usa, que impiden la debida ventilación de la piel. Prevenirlos es sencillo, pues basta tomar precauciones como lavar y secar bien los pies antes de calzarse, así como utilizar talco antimicótico. Pero cuando todo falla y el problema aparece, podemos acudir a estos 9 remedios caseros para hongos en los pies.

Los mejores 9 remedios caseros para hongos en los pies

Aceite de ajo

El ajo es conocido por sus propiedades antibacterianas y antibióticas. Por ello, compre aceite esencial de ajo en la tienda naturista y aplique directamente sobre la zona afectada. Repita la operación varias veces al día hasta ver el resultado deseado.

Aceite de lavanda y orégano

Debido a las propiedades de estos aceites esenciales, ellos son dignos de formar parte de la lista de remedios caseros para hongos en los pies. Mezcle una parte de aceite de lavanda con una parte de aceite de orégano. Aplique directamente sobre la piel infectada. Repita el procedimiento 3 veces al día hasta obtener mejoras.

Aceite esencial de árbol de té

Al igual que los aceites anteriores, el aceite esencial de árbol de té contiene propiedades antimicóticas y antisépticas. Use este aceite antes de ir a la cama de la siguiente forma: aplique unas gotas sobre la zona afectada de los pies, póngase unas medias y acuéstese a dormir. El aceite actuará a lo largo de la noche. Al día siguiente, lave con abundante agua fresca. Repita todas las noches hasta ver los resultados.

Vick Vaporub

Lave bien sus pies y séquelos totalmente. Luego, aplique Vick Vaporub, póngase un calcetín y deje que el ungüento actúe toda la noche. Puede repetir el procedimiento hasta que el problema desaparezca.

Baño de sal

La sal también contiene propiedades antibacterianas. Por eso es una aliada en la conservación de alimentos. Diluya un poco de sal gruesa en un recipiente con agua caliente. Cuando esté bien diluida, y la temperatura esté a un nivel soportable para usted, introduzca los pies y déjelos de remojo por 20 minutos. Si es necesario, añada más agua caliente. Seque bien sus pies al terminar y aplique una crema hidratante para evitar la resequedad excesiva. Haga este tratamiento 2 veces por semana.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato es antiséptico y es un exfoliante natural. Haga una pasta mezclando una cucharada de bicarbonato con un poco de agua. Cuando se vuelva una masa consistente, aplique sobre el pie, frote y deje actuar por unos 10 minutos. Enjuague al terminar con abundante agua fresca. Puede aplicar este tratamiento un máximo de 3 veces a la semana.

Vinagre blanco

Prepare una solución para remojar sus pies con un litro de agua caliente y 1 taza de vinagre blanco. Remoje los pies por 20 minutos. Luego, seque muy bien sus pies. Este procedimiento debe ser repetido al menos 3 veces por semana.

Limón

Corte un limón y frótelo sobre la zona con hongos. Deje que actúe por espacio de 10 minutos aproximadamente. Luego, enjuague con agua fría. Repita entre 2 y 3 veces por día hasta obtener resultados. No exponga los pies al sol durante el proceso para evitar manchas en la piel.

Piña

La piña ayuda a recuperar el pH natural de la piel y crea un ambiente favorable para eliminar los hongos. Esta receta requiere de dos pasos y un ingrediente diferente en cada uno: primero, necesitará piña, y en la segunda etapa, necesitará maicena.

Prepare una pasta con piña, aplique sobre los pies infectados y deje actuar por 30 minutos. Luego, retire con abundante agua, seque los pies y aplique maicena en la zona a tratar. Repita este procedimiento diariamente.

Consejos finales

Si ninguno de estos consejos resulta, o si su problema ha alcanzado niveles de alta gravedad, debe acudir al médico de inmediato. Recuerde además asegurarse de que usted no es alérgico a ninguno de los componentes de esta receta. Para probarlo, aplique un poco del ingrediente elegido sobre una parte oculta de la piel del codo. Si pasado unos minutos observa alguna reacción, como enrojecimiento o ardor, suspenda su uso y consulte al médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *