9 Consejos para el cultivo de las plantas aromáticas en macetas

Las hierbas aromáticas son muy codiciadas por los amantes de la cocina, ya que estás le dan un toque especial a los platos. Asimismo, sirven para dejar un perfume espectacular en la casa. Si quiere tener este tipo de plantas en tu hogar, pero no sabes cómo cuidarlas, conoce los siguientes consejos para el cultivo de las plantas aromáticas en macetas.

Recomendaciones para el cultivo de las plantas aromáticas en macetas

El cultivo de las plantas aromáticas en casa es posible si las sabes cuidar de manera adecuada. Así, las tendrás a mano siempre que las necesites. El hecho de mantenerlas radiantes, hará que no se te mueran en un santiamén, lo que también te proporcionará una sensación de satisfacción.

Iluminación y sol

Para poder desarrollarse bien, por normal, las plantas aromáticas precisan de sol. Lo más aconsejable es que disfruten de seis horas al día. Si entra el sol a través de la ventana es suficiente. En el caso de que donde las tengas no dé el sol, puedes colocar unas lámparas de bajo consumo.

Si a las plantas le falta iluminación, estás tendrán pocas hojas, las mismas se pondrán amarillentas y empezarán a caerse, y los tallos se doblarán o estirarán en dirección a la luz.

Tamaño de la maceta

El tamaño de la maceta es un detalle muy importante a tener en cuenta. Como mínimo, esta debe tener 15 centímetros. Esto ayudará a que la planta no se ponga mala y a que la tierra no se seque con rapidez.

El drenaje

Debes prestar especial atención al hecho de no ahogar las plantas. El suelo tiene que tener un drenaje bueno, ya que a las hierbas no les agrada tener las raíces en el agua en todo momento.

Por lo tanto, ten en cuenta que cuando hagas el riego la tierra debe quedar humedecida, pero no encharcada. Si tienes un buen drenaje y te excedes con el riego, puedes estar tranquilo porque el agua demás se podrá escurrir sin malograr las plantas.

La tierra

El substrato especial para la maceta ayudará a retener la humedad y evitar que la tierra que está en el interior de la maceta se convierta en una piedra.

En el caso de que esta se endurezca, es dañino para la hierba aromática, dado que no permitirá que desarrolle raíces, ni que el agua del riego penetre en la tierra, por lo que se irá por los lados.

El riego

En el cultivo de las plantas aromáticas en macetas, el riego es muy importante, y este está ligado al punto de no ahogar a las hierbas.

Se deben regar de forma periódica. En el caso de que cuente con macetas grandes y con el substrato de macetas indicado, la tarea será aún más sencilla.

Una regla básica es que la tierra esté siempre húmeda, aunque debes regar y esperar a que la superficie se seque antes de regar de nuevo.

Dentro de las hierbas aromáticas, existen dos grupos:

Las que no pueden vivir sin agua

  • Cilantro
  • Menta
  • Albahaca
  • Perejil
  • Cebollino

Las que consiguen resistir la sequía

  • Salvia
  • Orégano
  • Lavanda
  • Tomillo
  • Romero

En el caso de que tengas pensado plantar dos hierbas juntas, es bueno que tengas en cuenta el detalle de si resisten o no la sequía.

Temperatura

Normalmente, este tipo de plantas, las cuales son arbustivas, consiguen aguantar temperaturas de hasta 0º C sin morir.

No obstante, con relación a la albahaca, si la temperatura baja de los 15º C, esta comienza a ponerse fea, aparecen las plagas y se muere.

El orégano y la menta, por su parte, sí que toleran el frío, pero puede que pierdas las hojas durante el invierno. Empero, estas rebrotarán en primavera.

La lavanda, el tomillo, la salvia y el romero aguantan bien el invierno sin padecerlo mucho.

Ya el cilantro, el perejil o el eneldo soportan el frío, pero no el calor.

En el momento que la temperatura supera los 25º C, estas plantas florecerán, harán semilla y acabarán muriendo.

Si quieres cultivarlas durante el verano, hazlo a media sombra para que no les dé tanto el calor.

Fertilizante

Este tipo de plantas no precisan de fertilizantes. Con que añadas tres o cuatro cucharadas de humos de lombriz en cada maceta cada seis meses es más que suficiente para que las plantas estén saludables.

Poda

La poda le hace muy bien a las hierbas aromáticas. Es más, se aconseja que lo hagas de manera regular. De lo contrario, el tallo se alargará sin generar hojas nuevas. Por lo tanto, corta los brotes, regularmente.

Corta los tallos dejando entre 10 y 15 centímetros de la planta.

Cómo controlar las plagas

Siempre y cuando lleves a cabo los consejos expuestos anteriormente, no deberían surgir plagas. Sin embargo, puede ocurrir. Si observas que hay algún bicho en las hojas o que las mismas tienen puntitos, pulverízalas de forma semanal con agua jabonosa (una cucharada de jabón blanco) por un par de meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *