Remedios caseros para aliviar las quemaduras solares

Las quemaduras originadas por la radiación del sol, sigue siendo uno de los problemas más frecuente del verano. Según el informe redactado por la Academia Española de Dermatología, cada verano el 39% de las personas llegan a presentar quemaduras solares.Las quemaduras solares se originan por no aplicar el fotoprotector solar sobre la piel. Cuando no se aplica el fotoprotector, al cabo de unas dos horas de estar expuestos al sol la piel comienza a coger un tono rojizo. Esta lesión conlleva dolor y quemazón que se agrava a partir de las 6 a 48 horas después. Los casos más extremos de quemaduras solares son aquellas que no solo es tener la piel roja, sino las que tienen ampollas y puede llegar a dar… 
– Escalofríos- Fiebre- Taquicardia- Incluso nos exponemos a un brote de Shock

Consejos para aliviar la piel de las quemaduras solares

– Ducha: Una ducha bien tibia nos ayuda a relajar la piel y a que no esté tan tersa.
-Hidratar: Hidratar la piel con cremas after-sun o geles que contengan aloe vera ayuda a aliviar el dolor y la tirantez de la quemadura.
– Beber agua: Todos sabemos que mantenernos hidratados es lo mejor para nuestro cuerpo, así que aconsejo que bebas mucha agua y zumos naturales.Después de exponernos al sol nuestro organismo pierde agua y podemos sentirnos mareados.

Remedios caseros para aliviar las quemaduras solares

1- Leche

Los ácidos grasos que nos aporta la leche tiene propiedades que calman la piel, aliviando las zonas afectadas. Solo debes de aplicar una compresa de algodón empapada de leche fría en las zonas quemadas.
2- Vinagre de manzana

El ácido acético ayuda a aliviar la irritación de la piel. Para utilizarlo correctamente debes de disolver una cucharada de vinagre en un litro de agua.Aplícalo sobre la zona a tratar con la ayuda de una compresa de algodón.
3- Aloe vera
Todos sabemos que el aloe vera tiene propiedades antiinflamatorias que favorecen a la curación de las quemaduras solares.
4- Bicarbonato de sodio

 Deberás de mezclar un poco de bicarbonato de sodio con agua hasta que se forme una pasta. Luego aplica la pasta en la zona irritada y deja que se seque. Después solo deberás de lavar con agua tibia y notarás mejoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *